miércoles, 29 de octubre de 2014

Ahogado en la dualidad.

El sentimiento de un corazón roto,
ese sonido te hace sentir mi corazón;
sin esperanza cerca de mí,
perdóname por el silencio,
ese sonido te hace sentir mi destrozo.
Las aguas bravas en que has convertido esto,
no puedo ahogarme, no me dejas.
Me ahogas tú y no lo dejas de intentar.
Sabes cómo ahogarme y lo aprovechas.

El sentimiento de un corazón ebrio,
ese sonido te hace salir de mi corazón;
sin desesperanza a la que agarrarse,
perdóname por el cielo,
ese sonido te hace sentir mis lágrimas.
Las aguas tranquilas tras el paso de tus palabras,
no puedo matarme, no me dejas.
Te ahogo yo pero no puedo hacerlo.

Sabes cómo respirar mientras te ahogan… y lo aprovechas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario