jueves, 23 de octubre de 2014

El pecador.

El malherido en el combate,
agonizando por la hoguera, aquella hoguera en el bosque.
La suerte necesaria de luchar por enamorarse,
como el error de una flecha mal lanzada.
El tormento de un solitario beso y sus consecuencias,
dulce compañía eterna en la noche y en días azules.
Salven al pecador y destruid al pecado.
Derrumbemos al infinito, saltémonos la semilla.
Este es el fin de los humanos entonces, todo ser humano
Quiere estar malherido, tener suerte durante el tormento.

Salven el pecado y condenad al pecador. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario