sábado, 4 de octubre de 2014

Pérdida y Juntos.

El abandono de tu mente certera y acertada,
huye de ti, los pensamientos que le proporcionas duelen.
Mente sucia y amante. Fantasma liquidado en sueños.
Prisión vital de la congoja y la depresión, no veo el sustento del consciente. Mal alimento.
Pasos más abajo todo está decidido desde antes de crearse. Vivimos rodeados de tela de araña brillante como el sol y blanca como las pequeñas estrellas ancladas en el subsuelo.
Tinieblas densas en tus neuronas, el equilibrio se despide y aturdido se balancea en tu cabeza.
Ese jarabe que le diste le divierte, el morado de la uva y el sol de la cebada. ¿En qué piensas? ¿Crees que me divierte? No.
Me siento mal por tu culpa, cabeza mía. No te quiero llevar sobre mis hombros y tener que soportar tus decisiones erróneas. Eres pesada y la carga se torna insoportable.
Nuevos labios labraré, nuevos ojos te haré mirar, nueva boca, nuevos dientes te deleitarán con manjares. Ahora sonríe y vete. Sonido hueco y acero deslumbrante. Fuego intenso, incienso de sangre. Tranquilidad...

Retomaré mi tiempo no perdido, sino huido.
Hoy se funde el dolor en privado, en atentado secreto,
vida nacida y callada por Dios y su séquito,
hombre ciego sin paredes secretas, tango perturbado, fundido.

Todo derrumbado y apariencia disimulada, esas paredes rompen muros,
¡Rézale y que te lo dé todo! Escoria bendecida por tus ideas.
Ahora ya no callo si mi ira rezuma entrañas malcriadas,
entrañas dolidas, pisoteadas por el tiempo huido.

¡Pérdida de la noción y del tiempo escapado!
¡Adiós a lo que llamamos cordura y juguemos con aquel grupo celestial!
 Nada prevalece en la vida.
El que no corre vuela, el que trota nunca llega y el que salta cae por el precipicio...

No hay comentarios:

Publicar un comentario