viernes, 14 de noviembre de 2014

Hijos de mala muerte.

Somos los que vagan entre las misivas.
Somos aquellos que trasnochan día tras día.
Somos esos a los que la locura visita en cada beso.
Cuerpos que no callan las verdades pero guardan silencio;
caminantes, usureros y promesas que nadie desea.
Somos las personas que pernoctan sin sueños, solo pesadillas.
Pasamos por todo pero no nos quedamos en nada.
¡Que se callen los farsantes que dicen sufrir!
¡Sucias ratas hambrientas que nos devoran, sucias moscas por cada latido!
Somos la locura por la carne y la debilidad como seña.
Confiamos en lo que nadie haría, pero ganamos. ¡Siempre ganamos!
Nunca acogemos elogios o gloria.
Solo peste y amor vencido. Grilletes y cadenas en cada beso, en cada abrazo intenso.
Somos nosotros y nosotros seremos.
Puros y amantes. Divagantes y puros.
Mentiras…
Mentiras…
Hijos de mala muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario