viernes, 14 de noviembre de 2014

Se acaba todo.

Se acaba todo, todo el tiempo.

Hemos gastado todo el camino
y nos deslizamos en impaciencia.
Si todo acabara hoy, el tiempo no serviría.
Te sujetaré con la delicadeza de una tela de araña
y te atraparé al llegar a mi guarida.

Se acaba todo, todo el deseo.

Vivir en su cabeza y esperar a que te recuerde.
Se ha marchado hace tiempo y las ideas fluyen.
La impaciencia también se gasta y se consume,
el fósforo se consume dejan así un humo inservible.
Respiro el humo gris que recorre ahora mis pulmones.

Se acaba todo, todo el amor.

Me vuelvo loco solo de pensar en lo que se debe amar.
La cordura hace tiempo que no me visita
y todo acaba estando por encima de todo.
Nada importará cuando se acabe
y nuestras cabezas empiecen a volar.

Se acaba todo, todo se acaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario