domingo, 25 de enero de 2015

Derrelictos de la lluvia y una calle estrecha (en colaboración con Gonzalo Mariñas)

Una calle estrecha para dos no puede cruzarse acompañado.
Se deduce engaño.
Respiras sin espacio,
sin lágrimas para ofrecer a una noche desconocida.

La caída del agua sobre nuestras cabezas desnudas
y los resbaladizos adoquines se adormecen;
adormecen nuestros pies, enriquece el humo del cigarro
y de tu beso en mi espalda.

Labios mojados sobre prendas  empapadas.
Miro al frente y mis ojos ven humo sobre mis párpados,
ventanas entreabiertas por el frío buscando un derecho sin hecho,
acompañado de la letra desnuda sobre la voz, tu pelo.

Asiento a la búsqueda de tu cintura.
Acaricio tu oreja en busca de un susurro
salido desde tu interior más profundo.
El cigarro yace en el suelo y soberbio se apaga.

Cada chapoteo dado en este baile que nos cala,
nos acerca a la dura caída de nuestras cabezas;

una calle estrecha para dos, una pared mojada para ti primero,
para mí después;

Y finalmente, un beso sobre el que caer cuando una calle estrecha,
se deja seducir por los derrelictos de la lluvia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario