martes, 28 de abril de 2015

Agonías y Maravillas. Parte 1.

Nada más que el amor que nadie cree por locura, olvidando sentidos por cantos de magia. Realmente es la vela la que arde y el tiempo lo que sufre. Prosas contundentes que el vuelo y el aleteo de la mente procura. El alcohol hacer ver sonidos que el sueño no permite que descubras. La locura olvida y se va por la puerta más lejana. Porque nunca voy a olvidar lo que he vivido, porque el sol sienta bien tras llorar a la noche y sus estrellas; estrellas que dan cuerda a mi mente cuerda para volcarme en insomnio, a modo de guía en el disparate.
Por eso mi mente es espina y yodo que irrita; por eso mi vida es quiebra y amor, una cosa lleva a la siguiente. Fundido en aquello que duerme con nosotros. Soñar con un grifo de agua salada y beber de allí una, y otra, y otra vez…  Otra vez más el vientre tierno, el corazón beodo y mi cabeza de seda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario