miércoles, 29 de abril de 2015

Agonías y Maravillas. Parte 2.

No soy capaz de mirarte a la boca, parece multiplicada por cien labios y cien besos que se comen entre ellos. Pido orden y locura a partes iguales a cambio de un acorde menor. Solo pido eso para así demostrarte que amar no es solo beso y labio; demostrarte que música y alma están de mi lado.
Cada beso es una cuerda que desea ser afinada; cada cuerda, poesía; cada luna, una canción y cada ocaso una inspiración que se evapora que torna naranja para abrir la ventana mañanera que tus labios y tus besos multiplicaron por cien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario