viernes, 1 de mayo de 2015

Agonías y Maravillas. Parte 3.

Te doy mi inspiración, mi esencia y mis poesías ya que tú no me enseñas nada y quieres que lo sepa todo. Desaparecer en cada sonido y dejar que el prado en su vista lejana ahogue nuestras flores. Luego esperar a que los gritos de la tarde y la cerveza baje por la tráquea quebrando el fino muro que hace que nuestras palabras no saboreen. Las letras, letras son. Y en casa sílaba una lección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario