sábado, 5 de diciembre de 2015

Sombras (perteneciente a "Lo que no dijo Rimbaud").

El desaliento me ampara en cada fuente. Bebo y bebo pero siempre me traspasan esas cuchillas verdes. Soy un éxito encuadernado en piel y nada más. Los adoquines brillan sombríos sobre el pelo ungido en aceites del pasado. El porvenir ya vendrá pero yo quizá no esté. Por eso me congelo en la orilla del río con dos gigantes que se reflejan en él. No pienso claro sobre las piedras que aparece entre esas aguas. Sospecho de las sonrisas y llego al final de cada canción. Suplico un acorde que no llega porque las cuerdas de esta guitarra fueron quebradas hace mucho. Ya no importa. Cada hueso y miasma de mi ser se congeló el día que más Sol hacía. Tapé el Sol con la mano y todo lo que conlleva. Ahora vivo con la mano pegada a la cara intentando no pisar sombras ajenas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario